domingo, 14 de abril de 2013

Posesión Infernal (2013). Una dignísima revisión del mito.

Sam Raimi debe de tener en mucha estima a Fede Álvarez, ya que le ha cedido Evil Dead, el mayor de sus tesoros. Treinta y dos años después y con un presupuesto abultado, el mito del terror regresa a la gran pantalla cargada de referencias a la cultura de masas y homenajes a la literatura fantástica (Lovecraft, Richard Matheson, Clive Barker...) ¿Su propósito? Volver a sobresaltarnos...


Tras una cabecera que se puede catalogar de épica, un grupo de jóvenes va a pasar el fin de semana a una cabaña en lo más recóndito del bosque. De forma accidental llega a parar a sus manos el mismísimo Necronomicón, transformando lo que iba a ser una jornada de rehabilitación en la más horrenda de las pesadillas. Perversión, borbotones de sangre, y mutilaciones de lo más creativas, serán el único entretenimiento que le espera a esta desgraciada pandilla, que deberá luchar con los medios más terrenales para sobrevivir una noche más...

A esta escena el lavado de cara le ha sentado francamente bien...
La excelente banda sonora de Roque Baños refuerza la puesta en escena, contribuyendo a una ambientación cargada de intensidad. La progresión dramática es correcta y ayuda al espectador a irse introduciendo gradualmente en la historia, con todo muy bien engranado para causar espasmos de terror. Gracias a unos sorprendentes puntos de giro, Posesión Infernal 2013 posee identidad propia y no debe tacharse de mero remake.  Tenéis que verla.

¿Te gusta la sangre? Pues te vas a hartar...

2 comentarios: